Cuidado de la piel

Durezas en los pies: Como eliminarlas

Cómo quitar los callos de los pies

¿Qué son los callos?

Los callos son causados por la presión repetida en un punto de la piel. Crecen capas adicionales de piel sobre el área afectada hasta que aparece una protuberancia más dura y elevada. El cuerpo hace esto para proteger la piel de ser expuesta a irritaciones. Los callos generalmente no duelen y se encuentran con más frecuencia en los talones, las palmas de las manos, los dedos de los pies y las rodillas. Usar zapatos apretados, caminar descalzo, tocar instrumentos como la batería, y andar mucho son las causas más comunes de la aparición de una dureza en la planta del pie.

Los callos no indican un problema médico y no son una razón para buscar atención de emergencia. Ahora, si te gustaría saber cómo eliminar los callos, existen algunos remedios naturales que puedes probar en casa.

Consejos para quitar callos en los pies

Tratamientos y remedios

Entre otros productos, recomendamos utilizar una buena Body cream y su uso semanal y que puede ayudar mucho. La crema para el cuerpo LikaBio es única debido a su combinación de aceites de estrato natural. Sus componentes permiten máxima hidratación y tonificación, un remedio natural perfecto para las durezas entre otros. Si además seguimos los siguientes consejos no tendrás problemas con los callos nunca más.

Agua caliente

Desde LikaBio, sugerimos primeramente tratar la zona de durezas con un baño de agua caliente durante 20 minutos. Después de secar la piel con una toalla, frota suavemente una zona de la dureza con el dedo. En el transcurso de varias sesiones de remojo, es posible quitar el callo del pie de raíz. Un simple remojo en agua caliente es el primer remedio recomendado por la Academia Española De Dermatología Y Venereología.

 

Parches y almohadillas

Los parches para callos consisten en un fieltro, silicona y un adhesivo suave. Pueden aplicarse en el área afectada y usarse debajo de los calcetines y zapatos. Estas almohadillas evitarán que el callo se irrite mientras se cura. Los expertos aconsejan evitar las toallitas, que contienen ácido salicílico, un ingrediente que puede irritar y romper la piel.

 

Vinagre de sidra de manzana

Uno de los remedios para los callos más tradicionales y efectivos es el vinagre. El contenido de ácido en el vinagre de sidra de manzana suaviza la piel dura de un callo. Mezcla bastante agua con un pequeño chorro de vinagre de manzana y remoja el callo durante unos 20 minutos. Cuando retires el pie, podrás pelar mejor una o dos capas de la dureza. Se recomienda no tirar demasiado fuerte y ser paciente.

 

Aceite de ricino

Con el fin de saber cómo eliminar los callos de los dedos de los pies, el aceite de ricino es muy utilizado. Esto se debe a sus propiedades que lo convierten en un lubricante natural para los dedos del pie. Esto puede ser útil cuando tratas de acondicionar tu piel para frotar un callo. Remojar el callo en una mezcla de agua caliente con 5 cucharadas de aceite de ricino es suficiente para lubricar los dedos duros y aliviar el área afectada.

 

Piedra pómez

Si no sabes cómo quitar callos en la planta del pie o incluso en los codos, donde es difícil de acceder, una piedra pómez es especialmente útil. Después de remojar el callo completamente, se aplica la piedra pómez sobre el callo y se frota con un movimiento circular. No se debe quitar las durezas de los pies rápido o de una sola vez. Se recomienda frotar la piel en el transcurso de varias aplicaciones.

 

Crema hidratante y Sal de Epsom

La sal de Epsom o sulfato de magnesio se considera un exfoliante para callos muy bueno. Este tratamiento es especialmente útil para relajarse después de trabajar y andar todo el día. Con el objetivo de tratar los callos para que desaparezcan por si solos, es aconsejable aplicar cremas hidratantes en la zona para evitar su expansión y curarlos.

 

Papel de lija

Usando un grado fino de papel de lija muy suavemente de puede eliminar durezas de los pies. Sugerimos complementar este remedio con uno de los otros remedios de remojo. Los expertos recomiendan empapar primero el callo antes de probar el papel de lija.

Aplica suavemente presión sobre el callo y si este se resiste a desprenderse, repite el remojo o inténtalo otra vez. importante no frotar demasiado tiempo ni muy fuerte la piel de tu pie.

 

Aceite de árbol de té

El aceite del árbol del té es un antibacteriano, antifúngico y antiséptico natural. En este caso, solo hay que poner unas gotas de aceite de árbol de té en un recipiente lleno de agua caliente. Seguidamente, se debe remojar el callo hasta que la piel comienza a ablandarse y a levantarse. Es importante no sumergir los pies en este remedio casero durante más de 15 minutos. (Esto se debe a que el aceite del árbol del té es muy fuerte y puede dañar la capa de la piel.

 

Zumo de limón

El limón facilita la eliminación de los callos. Para ello, se necesita agua caliente, una palangana y de 2 a 3 cucharadas de zumo de limón para empezar. Después de unos minutos de remojar el callo en esta mezcla, recomendamos agregar (si tienes) bicarbonato de sodio. Los finos granos de bicarbonato de sodio y la acción efervescente de agregarlo al zumo de limón dan a este remedio un poder extra de disolución de callos.

 

Cuando ver a tu médico

Una vez hemos analizado estos datos cerca de cómo quitar las durezas de los pies, aconsejamos también no excederte y utilizar con moderación estos mecanismos. Los callos no suelen ser motivo de alarma. No debes usar una navaja de afeitar o un utensilio afilado para tratar de cortarte la piel. Esto puede causar infecciones, especialmente si todavía está irritada por la causa inicial del callo.

El tratamiento en durezas de pies será necesario si el callo comienza a sangrar, a generar pus o salen ampollas gordas; Es necesario buscar atención médica. El médico puede remitirlo a un podólogo, vigilar la infección o directamente curar los callos del pie.

 

Prevención para callos

Después de que los callos hayan desaparecido, es posible buscar medidas para evitar su reaparición. El uso de almohadillas, como hemos mencionado, puede impedir que salgan más callos. La hidratación frecuente de los pies con cremas hidratantes puede mantener la piel suave y menos propensa a agrietarse e irritarse.

Evitar caminar descalzo y asegurarse de que tus zapatos están bien ajustados con espacio para que tu piel respire. Recortar las uñas de los pies en línea recta y mantenerlas cortas para evitar la irritación de los pies. El uso de calcetines acolchados y zapatillas de ir por casa suaves con buena planta es otra manera de mantener las plantas de los pies lisas y libres de callos.

Etiquetas: , ,