Cuidado de la piel

Efectos de la polución en la piel

El mundo está cambiando y evolucionando muy rápidamente. El ser humano y su cuerpo, en especial su piel, se ven cada vez más afectados por la contaminación y los elementos tóxicos del medio ambiente. Las consecuencias son múltiples; desde irritación y envejecimiento prematuro, hasta daño en los órganos y enfermedades.

Esto se debe, principalmente, a una incapacidad de la red antioxidante natural del cuerpo para neutralizar ciertas sustancias contaminante. Existen 3 componentes principales relacionados con la contaminación: partículas en el aire, ozono y receptores de hidrocarburos arilo (ahr).

La buena noticia es que hay maneras para proteger la piel contra la contaminación y reparar, (a gran escala) partes del cuerpo dañadas. Pero, antes de nada, debemos saber cuáles son los efectos de la contaminación en la piel y algunos datos estadísticos.

Contaminación y piel

Tomando como referencia a la OMS (Organización Mundial de la Salud) sacamos algunos datos representativos sobre la polución en la piel.

– 92% es el porcentaje de personas en todo el mundo que viven en ciudades que no cumplen con los estándares de calidad del aire de la OMS

– Un total de 6 millones y medio de personas es el número combinado de muertes (11,6% de todas las muertes mundiales) asociadas con la contaminación del aire interior y exterior. Ese número se ha más que duplicado desde 2012.

– En Europa, se pierde un año de esperanza de vida por cada persona. Esto ocurre como consecuencia a la exposición a las partículas de la contaminación atmosférica. Esto se debe principalmente al aumento del riesgo de enfermedades cardíacas y pulmonares. Las causas de la contaminación en la piel también son profundas y se pueden pronunciar. Estas incluyen cáncer de piel, sensibilidad de la piel, envejecimiento prematuro, decoloración, sequedad, opacidad y aspereza.

Por desgracia, la polución es un factor que se crea a través de diferentes componentes. Por ello, hace difícil dictaminar exactamente cuál es el responsable de los cambios que sufrimos en la piel. Ejemplos de contaminantes incluyen polvo urbano, el polvo ultrafino y los gases del tubo de escape de coches de diesel.

A menudo la amenaza real no proviene de estas partículas, sino de los productos químicos que se adhieren a ellas.  El polvo urbano, por ejemplo, está formado por 224 productos químicos tóxicos, desde hidrocarburos poli aromáticos hasta pesticidas y metales pesados. El humo del cigarrillo es otro contaminante importante, y se ha demostrado que consiste en más de 6.000 productos químicos.

Las pruebas de laboratorio son capaces de medir, no sólo cómo reaccionan las células a diferentes contaminantes, si no también qué ingredientes pueden protegerlas contra los efectos negativos causados. Recomendamos una rutina de limpieza con, el gel limpiador de LikaBio. Sus propiedades son perfectas para un buen cuidado y limpieza de la piel. EL aloe Vera junto al extracto de orquídea es capaz de estimular y reactivar la vitalidad celular de la piel. A partir de ahí, los productos pueden ser desarrollados para protegerse contra el daño y repararlo tanto como sea posible. No solo basta con una crema hidratante para la piel seca.

Relación entre la calidad del aire y la piel

Existe una clara correlación entre los picos de contaminación atmosférica y el aumento de personas que sufren problemas cutáneos. Estos incluyen acné, urticaria y eccema. Como hemos visto, la contaminación del aire afecta a la piel a nivel cosmético; pero no solo eso, también representa una amenaza real para la salud de la piel.

Un estudio reciente realizado en Corea ha evaluado efectos de los contaminantes del aire exterior en pacientes con eccema crónico. Los investigadores miden las concentraciones diarias al aire libre de MP, óxidos nítricos y compuestos orgánicos volátiles. Esto les permite estimar la exposición de cada paciente a la contaminación del aire. Como conclusión, han encontrado una correlación directa entre la concentración de partículas en el exterior y la presencia de síntomas. Este resultado demuestra que la polución del aire ambiente es un factor agravante para estos pacientes.

Los residentes de áreas contaminadas tienen una hidratación de la piel peor a los que viven en suburbios más limpios. Esto ocurre a pesar de que los primeros pueden hacer mejores elecciones de estilo de vida (tales como rutinas de limpieza, consumo de agua y mayor uso de productos para el cuidado de la piel).

A pesar de la falta de investigación en el área de contaminación del aire y la salud de la piel; existe evidencia científica. La barrera de la piel e hidratación se encuentran entre las amenazas más inmediatas y significativas a causa de la contaminación.

Efectos de la contaminación del aire

Los efectos secundarios de la contaminación del aire son variados, pero el más destacado es el envejecimiento de la piel. La forma en que la polución afecta a la piel se manifiesta acelerando arrugas y manchas oscuras.

La contaminación del aire conduce al llamado esmog o “smog”, una niebla contaminante originada en el aire. Además de oscurecer el rostro, puede causar envejecimiento de la piel. El smog consiste en ozono de bajo nivel (moléculas de tres átomos de oxígeno unidos entre sí), partículas (polvo, hollín y humo) y otros contaminantes, como el monóxido de carbono.

Cuando la piel absorbe contaminantes en el aire, todo el cuerpo siente las consecuencias, no solo el rostro facial. Además, el smog priva a la piel de oxígeno, lo que provoca arrugas y pérdida de elasticidad.

Debido a la contaminación del aire en las ciudades, el ozono elimina rápidamente la vitamina E vital, que nutre la piel sana. Este agotamiento de la vitamina E, la cual es esencial, también conduce a la piel seca.

Lamentablemente, los problemas de la piel relacionados con el smog no se detienen con el envejecimiento de la piel. De acuerdo con la Asociación Americana de Dermatólogos, vivir en un área con altos niveles de contaminación, conlleva un mayor riesgo de contraer dermatitis atópica (más comúnmente conocida como eccema). De hecho, la exposición al smog puede causar todo tipo de molestias en la piel, como acné, sequedad o sarpullidos.

Por lo tanto, si has oído hablar de las amenazas de la polución en la piel, descubre cómo proteger tu piel de la contaminación del aire.