Categorí­a Blog

CÓMO PREPARAR LA PIEL DEL ROSTRO PARA EL INVIERNO

frío cuidado rostro

El invierno es sinónimo de frío; y el frío produce sequedad, irritaciones y falta de luminosidad en nuestra piel. Aun así, podemos reducir sus efectos notablemente. Te contamos cómo preparar la piel del rostro para el invierno y reducir, al máximo, sus efectos negativos.

 

¿Por qué se resiente la piel durante el invierno?

crema frío

La piel del rostro está envuelta de una película hidrolipídica. Esta se compone principalmente de sudor, sebo y agua. Entre sus funciones destacamos: protección de la piel, ya que actúa como barrera en contra de las bacterias, y aportación de elasticidad e hidratación. Durante los meses más fríos, la película hidrolipídica se ve alterada y como consecuencia, las glándulas sebáceas actúan más lentamente. En el caso de las pieles secas o sensibles, las consecuencias son peores.

Por otra parte, otra de las razones por las que se provoca este empeoramiento de la piel, surge como consecuencia del verano. Durante los meses más calurosos, la piel está constantemente expuesta al sol y a los efectos negativos de los rayos ultravioleta. Por otro lado, también se produce un cambio en las rutinas del cuidado facial; normalmente los expertos detectan que tendemos a hidratar menos el rostro.

Por estas razones, durante el invierno debemos prestar cuidadosa atención al cuidado de la piel con el fin de evitar que su deterioro, y como consecuencia, su envejecimiento.

 

Cómo preparar el rostro para el frío

rostro frío

Debido a que el rostro es la parte de nuestro cuerpo que sufre mayor exposición al frío, es la que debemos cuidar más.

Es bastante común que la piel del rostro tenga un tono apagado y presente sequedad y rojeces. Una de las formas más efectivas para evitar esto, es la hidratación y la limpieza facial. Los expertos recomiendan utilizar limpiadores que no sean agresivos con la piel; preferiblemente que no contengan jabones. Por otra parte, también se recomienda evitar lavar el rostro con agua caliente. El agua excesivamente caliente, reseca nuestra piel.

Para obtener una hidratación apropiada, es recomendable utilizar cremas que se adapten a las necesidades de nuestra piel. Además, si las complementamos con otro tipo de cuidado, como la aplicación de sérum, aumentaremos sus efectos.

Durante el invierno, los expertos recomiendan utilizar cremas que contengan glicerina y ácido hialurónico. Además, es importante combinarlo con contorno de ojos; durante el día y durante la noche.

En el caso de que tengas un rostro sensible, existen cremas especialmente diseñadas para reducir las rojeces.

Finalmente, exfoliar el rostro una vez por semana es la forma más eficaz de eliminar las células muertas acumuladas en la piel. Otro de los beneficios de la exfoliación, es que esta mejora la penetración de las cremas hidratantes.

 

Labios y manos

labios cortados

Los labios, al igual que las manos, tienden a sufrir gravemente las consecuencias del invierno, resecándose notablemente. La combinación de la bajada de temperaturas, junto a la calefacción provocan la sequedad en los labios. Para evitar que estos se rompan, es recomendable exfoliarlos, al menos, una vez por semana.

Por otra parte, los expertos recomiendan aplicar crema de manos continuamente durante el día. También se sugiere evitar los jabones que resequen y, al igual que en el caso del rostro, no utilizar agua caliente. Después de limpiarse las manos, es necesario secarlas bien y volver a aplicarse crema.

Al utilizar crema de manos, los expertos advierten que no hay que olvidar las intersecciones de los dedos e incluir uñas y cutículas.

Para evitar irritación en las manos, es recomendable utilizar guantes.

 

No te pierdas nuestro siguiente post en el que te contaremos cómo los productos de LikaBio te ayudan durante esta época del año.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,