Cuidado de la piel

Cómo proteger la piel de la contaminación

Protege tu piel de la contaminación

¿Sabías que la contaminación puede dañar la piel? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el rival de la belleza.

Los efectos de la contaminación en la piel es una preocupación cada vez mayor para los habitantes de ciudades. Por ejemplo, en Madrid y Barcelona las compras de productos que combaten la contaminación han sufrido un incremento del 17%.

¿De dónde surge esta nueva preocupación? Varios estudios dermatológicos han llegado a la conclusión de que vivir en un área contaminada envejece la piel más rápido. En porcentaje, cuando una persona llega a los 60 años después de haber vivido toda la vida en una zona urbana, su piel presenta una de 63 años.

La prestigiosa doctora Noor Almaani, dermatóloga consultora de la Clínica Privada de Harley Street de Londres, corrobora la información. Afirma que la contaminación contribuye al aumento de la pigmentación de la piel y al envejecimiento prematuro (debido a la disminución de la producción de colágeno). Por otra parte, también aumenta la sequedad y el enrojecimiento general de la piel.

¿Cuáles son los principales contamintantes?

Varios elementos pueden afectar la piel en el día a día; partículas tóxicas, monóxido de carbono, emisiones de óxido de nitrógeno de automóviles y lomo de las fábricas son algunos.

También hay contaminantes secundarios, como el ozono. Este es potenciado cuando los contaminantes primarios de las fábricas o las zonas industriales están expuestas a los rayos solares y al calor.

La contaminación también puede depender de la estación del año y de su ubicación geográfica; lo que significa que puede cambiar de un día para otro. Si por ejemplo estamos en verano hay que tener más precaución con la polución.

Proteger la piel del sol ya no es nuestra única tarea del verano. Los rayos del sol incrementan y potencian los gases con los que convivimos día a día. El humo de los coches, el tabaco o cualquier otro gas permanece más en el aire durante los meses de verano. Se recomienda proteger la piel de los rayos solares, sino también de estos gases potenciados por el sol. Por esta razón, se dice que la lluvia es la mejor aliada para reducir estos gases nocivos para la piel.

Causas de la contaminación en la piel

Los contaminantes atacan la piel a diario, haciéndola más reactiva: cuanto más frágil o dañada es la piel, peores son los efectos nocivos.

Además, como las toxinas bloquean los poros y se acumulan en la piel, se pueden tener dificultades para oxigenar adecuadamente. Esto afecta directamente a la resistencia y calidad la piel. Aquí están algunos de los efectos que puedes notar:

– Tez opaca. Una piel sin color ni brillo

– Poros dilatados y apariencia de espinillas o granos

– Hiperpigmentación causada por el incremento de la melanina

– Envejecimiento prematuro de la piel

– Deshidratación y sequedad de la piel

Estos son solo algunos efectos negativos (entre otros muchos más) que la contaminación puede tener sobre el cutis.

Proteger la piel de la contaminación

Ahora que hemos visto los posibles efectos de la contaminación, es cuando nos preguntamos ¿Cómo evitar la contaminación en la piel? ¡Qué no cunda el pánico! Se puede minimizar los efectos nocivos que la vida urbana e industrial tiene en tu piel sin apenas gran esfuerzo.

1 – Quitar el maquillaje y limpiar adecuadamente el rostro facial dos veces al día. Limpiar la piel mañana y noche con un eficaz desmaquillante y limpiador facial adaptado a tu tipo de piel. Esto ayudará a eliminar la suciedad y eliminar la mayor cantidad de contaminantes posible.

2- Exfoliar la piel una o dos veces por semana. Además de destapar los poros y eliminar las células muertas de la piel; la exfoliación evita la acumulación de contaminantes, suciedad y bacterias en la piel. Como ventaja adicional, los productos que se apliquen después serán aún más eficaces.

3- Hidratar la piel mañana y noche con una buena crema hidratante facial antioxidante es muy recomendado. Después de limpiar o exfoliar el rostro, equilibrar el nivel de humedad de la piel aplicando un suero es muy beneficioso (ya sea una crema, loción, líquido o gel hidratante). El suero y la crema se complementan y ayudan a restablecer la barrera protectora de la piel.

4 – Proteger la piel del sol. Es esencial aplicar protección solar (o una crema que incluya protección solar) diariamente. Los rayos UV no sólo son dañinos para la piel, sino que también amplifican los efectos de los contaminantes. Los expertos recomiendan aplicar protector solar todos los días en brazos, cara y piernas.

5 – Comer alimentos ricos en antioxidantes y grasas saludables. Además de estar deliciosos son buenos para la piel. Algunos de ellos son: ajo, almendras, berenjena, brócoli, aguacate, granos enteros, pescado graso o huevos. Estos ayudan a restaurar la película hidrolipídica de la piel y a cuidar y regenerar tejidos sanos.

6 – Hidratación. Una de las mejores defensas en la batalla por una piel sana es uno de los elementos más abundantes de la tierra: el agua. El agua hidrata la piel, genera crecimiento celular, mejora la circulación, ayuda a minimizar las ojeras y mejora la elasticidad de la piel. Para proteger la piel de la contaminación, no solo hay que beber mucha agua; también se aconseja utilizar agua mineral para el cuerpo. En LikaBio sugerimos evitar, a la hora de exfoliar o enjuagar la piel, utilizar agua con cal o cloro. El agua del grifo o del cloro es perjudicial para nuestra piel ya que tiene componentes dañinos para la película.

Naturalmente, la piel comienza a perder elasticidad a medida que envejecemos; al usar algunos de estos métodos, se previene que la contaminación acelere el proceso.

Nuestras sugerencias

Ahora que es más fácil saber cómo podemos evitar la contaminación en la piel es hora de pasar a la acción. Para hacer frente a los problemas de la piel por la contaminación, recomendamos emplear diariamente el gel limpiador LikaBio; este defiende y desintoxica la piel en profundidad.

Cleasing Gel for the night

¿Qué tiene la crema limpiadora LikaBio a diferencia de otras? Su punto fuerte es el aceite de argán, una sustancia rica que en elementos revitalizantes. Formada a base de elementos naturales, es el producto perfecto para proteger la piel de la contaminación, ¿por qué? Además de reducir las arrugas, este producto combina protección solar, hidratación, fortalecimiento de la piel y se adapta al clima del lugar

La urea es otro de sus componentes. La hidratación es esencial para humedecer y mantener fresca la piel. Este componente ayuda a mantener un equilibrio constante de humedad y así evitar la irritación de la piel causada por la contaminación.

Etiquetas: ,